Más sabe el diablo por viejo que por diablo

Por Mariana Valdés

(Ni siquiera soy tan viejo…)

Ni que me conocieran tanto; en realidad no sé porque los mortales piensan que eso es verdad como si yo fuera todo un anciano sabio o algo así. Es más, ni siquiera terminé la escuela, me expulsaron del colegio de arcángeles cuando dije que yo era mejor que el hijo del director y mis “amigos” Gabo y Mike no me apoyaron. Bueno, entonces de traiciones sí sé, pero no me conformé y me hice de una escuela demoniaca en donde se aceptaba a todos los que no querían en el piso de arriba.

Aprovecho para decir que en algo los mortales tienen razón y es que en Navidad y las posadas y pastorelas todos quieren ser el diablo, siempre es más divertido ser como nosotros. Pero quiero aclarar que no somos como nos pintan, con cuernos y cola y rostros desfigurados, en realidad, me atrevería a decir que somos los más guapos entre las criaturas superiores (celestiales e infernales), porque, digo, los ángeles tienen cara de bebé y el creador se parece a un personaje llamado Santa Claus en el que los cachorros humanos suelen creer (un aspecto que sé que no se le antoja a nadie). Nosotros somos todo aquello que los mortales consideran una increíble tentación. Sí, así de bueno, o malo… como lo quieran interpretar.

Como sea, no es que sea viejo, es que la gente hace muchas peticiones malignas que ni yo haría –lo irónico es que se lo piden a Dios y el memorándum me llega a mí- como matar a alguien ¿Saben acaso lo que yo, Lucifer, señor de las tinieblas, daría por estar vivo? Pero al final, sólo cumplimos deseos de idiotas mortales que no saben que no nos hacemos cargo de las consecuencias. Creo que así aprendemos, de cómo ellos sufren las consecuencias a lo largo de los años, y aun así cometen el mismo error mil veces; en ocasiones me pongo a pensar si de verdad tienen memoria. Según el creador, la tienen. Yo digo que no y si la tienen, no la usan. Bueno, nunca es fácil hacer un pacto con el diablo ¿no?

En fin, desconozco a alguien más sabio que yo, será por ver sufrir a los mortales o por el tiempo que llevo trabajando para ellos o incluso podría ser por haber sido expulsado, dudo poderme jubilar algún día si todos los días tengo trabajo, llevo un largo tiempo trabajando en el infierno y siempre me van a necesitar en el mundo; siempre acuden al diablo cuando quieren algo malo y en el mundo eso no se acaba y no hay alguien más sabio que yo en esos asuntos. Jaja… Me acabo de contradecir… ¿Será que si soy más sabio por viejo que por diablo?