No me traigas tus nahuales, que se chahuistlean las milpas

Por Ricardo Cornejo Buenrostro

Viví en un piso 13; en el número 41 de aquella casa color amarillo. Cuando venía hacia acá, para evitar pasar debajo de una escalera, me crucé con un gato negro, por el salto que di, se me cayó del bolso mi pequeño espejo, se rompió en tres partes; pero heme aquí después de oír tres veces el canto de la lechuza, de matar mil grillos y ver cien mariposas negras…¡¡¡Heme aquí, lista para ser tú rommie!!!

No, pus no me traigas tus nahuales, que se chahuistlean las milpas…