Piérdete entre los muertos

 

Toda agrupación humana tiene objetos de culto, si desde tiempos remotos estos son fetiches de madera o piedra, ahora, nuestras sociedades les han otorgado calidad religiosa a manifestaciones artísticas como la música o el cine, cuyas creaciones son capaces de generar cierta idolatría en el espectador. El cine de culto se caracteriza por su innovación y singularidad, despreciando las convenciones estéticas y narrativas de los géneros al presentar una lectura poca convencional, un subtexto que sacude al espectador de tal forma que deviene en una adopción filosófica del filme.

La ópera prima de Rubén Gutiérrez se acerca a estas películas de medianoche, contando oníricamente la historia de una mujer que un día sin que sepamos cómo o por qué su mundo estalla, sumiéndose en un espiral de muerte y destrucción. Obligada a huir, se interna en un desierto que pareciera no tener fin, donde deambula sin tiempo hasta que encuentra a un hombre enterrado hasta el cuello en la arena, el cual también se halla en un presente eterno. La mujer se dispone a matar al viejo, el que para salvarse la distrae con historias sobre un umbral mítico donde se encuentra la verdad absoluta, sus palabras la atrapan, enajenándola en un mundo donde los límites entre la realidad y la imaginación son borrosos.

Hay historias que no tienen ni un principio ni un final claro dice el viejo, como si hablara de la propia película, la cual presenta varios caminos, pero sin ofrecer soluciones, sólo escapes del vacío mundo contemporáneo que parece sugerir el desierto que rodea a los personajes. Un desierto que los sigue a sus vidas citadinas, que vemos en secuencias ajenas al escenario onírico de la película, en las que llenos de dinero se mantienen solos en una vida anodina, viendo desde sus alturas elitistas y new age una ciudad sumida en la desesperanza y la violencia. Es la alienación provocada por la vida moderna y los medios de comunicación esos desiertos que todos acarreamos, culpa de Hollywood nos dice el viejo, de la estandarización del arte que buscando el entendimiento global caen en convenciones que lo alejan de la reflexión y la acción, y más bien, siguen alimentando ese individualismo temeroso del hombre de a pie que prefiere ignorar o asesinar las miserias delante de sus ojos.

 

 

 

Piérdete entre los muertos
Drown among the dead
Dir. Rubén Gutiérrez

México | 2018 | DCP | Color | 62 min |

 

 

Miércoles 22 | Cinemex Insurgentes | Sala 5 | 20:30hrs

Sábado 25 | Reforma Casa de Arte | 18:00hrs