Por Pablo Jofré López

   El lenguaje cinematográfico es un lenguaje universal, pero su uso difiere dependiendo del contexto en el que se realiza, es por ello que nos es posible distinguir las particularidades de diversas formas de hacer cine en el mundo, aunque siempre desde nuestra cultura. Takeshi “beat” Kitano, comediante televisivo y cineasta consagrado, presenta muchos de los tópicos que los occidentales tenemos del cine japonés: bellos encuadres, estoicismo de sus personajes y un ritmo pausado, no obstante, aquí estos están puestos al servicio de lo extremo. En efecto, como le gusta señalar al mismo Kitano, es en la metáfora del péndulo que cimienta la columna vertebral de sus relatos, pues estos oscilan en los límites, de la calma a la explosión y otra vez a la calma, o de la tragedia al humor sin grises.

Estos límites son recurrentes en toda su filmografía, pero principalmente en aquella dedicada a policías duros y yakuzas de la vieja escuela, Violent Cop, Sonatine, Hana-Bi y Brother entre otras, donde son mezclados con temáticas propiamente japonesas como los códigos de honor, lealtad y pertenencia de los gánsteres. En esta coda de la trilogía Outrage, iniciada en 2009 con la original Outrage y continuada con Outrage Beyond el 2012, tenemos el desenlace de la guerra entre los clanes Sanno y Hanabishi, en la cual las jerarquías, las hermandades, las traiciones y las rivalidades son expresadas en cuantiosos asesinatos.

El alter ego de Kitano, el yakuza Otomo, vive en la isla Jeju de Corea del Sur años después del conflicto en el que resultaron vencedores los Hanabishi. Allí administra el negocio de casinos y prostitución, pero los malos tiempos vuelven cuando un yakuza llamado Hanada va a Jeju, lo que obliga a Otomo volver a Japón para saldar viejas cuentas. Claramente para Kitano el héroe es Otomo, pues representa los códigos de los antiguos yakuzas mejor que nadie, los cuales lamenta el director nipón se hayan perdido para dar paso a la ley de la selva; no obstante, también es un antihéroe que sabe que su tiempo ha llegado, cerrando el ciclo de la única forma posible, con un baño de sangre. Es la búsqueda de la muerte como fin de la violencia, la cual se ha acumulado de tal manera en el mundo que ya no hay lugar adonde ir.

 

 

 

Outrage Coda
Dir. Takeshi Kitano

Japón | 2017 | DCP | Color | 104 min |

 

 

Viernes 24 | Cineteca Nacional | Sala 10 | 14:30hrs

Domingo 26 | Cinemex Insurgentes | Sala 5 | 20:00hrs