La de la mala suerte

Por Cassandra Gsp

Según la RAE la suerte es un encadenamiento de sucesos, considerado como fortuito o casual. Muchas personas afirman que la suerte la fabricamos nosotros mismos, mientras otros creen que por más que nos esforcemos en atraerla, llegará sola.

Y es que a veces es frustrante conocer a personas que sin sacrificar nada en sus vidas consiguen lo que quieren… Tenemos ese amigo o amiga, pariente o conocido que a lo largo de su vida se le han presentado viajes, parejas u oportunidades que a nosotros pareciera se nos niegan, nos sentimos confundidos y envidiosos ante la vida que otras personas llevan sin analizar la nuestra. Los seres humanos somos energía, somos movimiento y somos pensamiento. La energía sobre todas las cosas es atracción pura, somos un imán de consecuencias de las buenas y malas decisiones que tomamos día con día, somos capaces de decidir lo que hacemos y lo que haremos. Es difícil querer tomar decisiones en una sociedad en la que parece que ella las toma por nosotros; el dinero, el trabajo y lo que opinen de nosotros se convirtieron en las únicas metas pero dentro de las limitaciones que tiene cada persona se pueden agregar metas que nos convengan como individuo, somos nosotros primero que todo.

El movimiento tiene que ser constante, activo para la vida que queramos, las oportunidades se buscan y llegan. Cada camino se trata de velocidades; rápidas, lentas y constantes, saber manejarlas es difícil pero las partes que duelen y sanan son las más importantes y no es que nos hagan más fuertes, simplemente nos hacen conscientes de la vida que podemos y queremos llevar.

Somos pensamiento porque somos humanos, pensamos pero sobre todo leemos. Desarrollamos nuestras habilidades de acuerdo a lo que podemos y deseamos, nuestras vidas tienen un sentido. El pensamiento es lo más complejo que tenemos, solo nosotros conocemos el nuestro, podemos influir en las acciones de los demás y viceversa pero lo que hay detrás, lo que está dentro es nuestro y nada más.

La suerte va de la mano con nosotros, la suerte es causa y consecuencia.