Jimmie

Por Pablo Jofré López

    En los últimos años, Suecia ha recibido más refugiados que cualquier otra nación europea, en el punto más alto de la crisis migratoria de Europa en 2015, más de 160.000 personas llegaron al país escandinavo solicitando asilo, una cantidad considerable para una nación cuya población es menor a 10 millones. El gran número de asilados, provocó el que la integración, o la falta de ella, se volviera un problema real en la tranquila sociedad sueca, particularmente en las grandes ciudades como Estocolmo, Malmo y Gotemburgo. Es este el contexto que rodea a la historia de un padre y su hijo en fuga, atravesando territorios hostiles en un exilio forzado por la violencia y la discriminación.

En efecto, el cuarto filme del sueco Jesper Ganslandt se sumerge en los terrores que se viven al escapar de la patria ante la guerra que golpea la puerta, sin embargo, esta vez no son sirios o africanos quienes huyen hacia nuevos horizontes, sino que los mismos suecos, en una búsqueda por lograr la empatía de los espectadores europeos que difícilmente vivirán una experiencia así. La película se centra en Jimmie, un niño de 4 años que mantiene su inocencia y alegría a pesar de ser consciente que cuando corre lo hace por su vida, de esta forma, con diálogos mínimos y una cámara a la altura del niño, compartimos su miedo y desorientación. No sabemos porque estas personas tuvieron que huir de Suecia ni por cuáles territorios van cruzando, pues en realidad ello no es lo importante para el director, sino el hecho de que cualquier persona tenga que pasar por el exilio forzado, la discriminación y la desintegración forzada de la familia sin importar la razón.

Es esa descomposición la que pareciera ser la génesis de todo mal para Ganslandt, la familia fragmentada como analogía del no hogar, siendo precisamente la esperanza de encontrar ese hogar arrebatado, esa vida hogareña que cada vez va quedando más en el pasado, lo que impulsa a seguir avanzando a personas que parecieran desesperanzadas. Las mismas sociedades ricas a las que se dirigen mayoritariamente son las mismas que han creado ese ideal de vivir, pero cuando el otro lo trata de ejercer en sus fronteras erigen un muro de indiferencia, marginación e incluso maldad, que dejan al refugiado solo, con el miedo de saber que no hay más nadie que uno considere familia, hogar.

 

 

 

Jimmie
Dir. Jesper Ganslandt

Suecia | 2018 | DCP | Color | 88 min | Jesper Ganslandt

 

 

 

Miércoles 22 |Patio UC |20:30hrs

Domingo 26 | Cineteca Nacional | Sala 10 | 21:00hrs