Chicas pesadas (Yo también odio a Regina George)

Por Michelle Galeana

Aunque también la compadezco. Piénsenlo: pobre morra de ¿16,17 años? sumergida en un mundo súper artificial que se veía alimentado por su propia madre. ¡Qué pesadilla! Claro, que tuviese una mala guía no justifica el hecho de que era una perra hipócrita, una vengativa traidora y bulleadora casi profesional, pero tiene algo que ver. Su madre tenía una particular forma de educar, o sea, le celebro que era muy progresista y le ofreciera un condón mientras estaba con un chico, que no era Aaron btw, pero creo que ella era… demasiado.

Además, tenemos que admitirlo esa película marcó a nuestra generación para siempre. O me vas a decir que en tu escuela, ya sea secundaria o prepa, no estaba la morra que se creía la Queen Bee y que incluso, se autodenominaba así. ¿No? ¿Sólo yo iba a la escuela con una rara? Si en tu escuela también había tal personaje o tú eras ese personaje, tengo una gran pregunta, que a veces sí me quita el sueño: mi cuestionamiento es ¿por qué?, ¿qué ganabas?, hoy que muy posiblemente eres un adulto joven ¿te sientes orgulloso de como eras en esos entonces?

Me parece un fenómeno muy interesante ese periodo de la vida al que le llaman adolescencia. Esa etapa en la que nuestras prioridades son las más banales, simples y a decir verdad, ridículas. Creo que todos, si pudiésemos hablar con nuestro yo prepube, nos tomaríamos por los hombros, nos daríamos una cachetada y nos diríamos algo como “a ver no seas wey, échale huevos a la escuela, no escuches lo que dicen los demás de ti, haz más ejercicio y por amor de Dios, ¡ponte los malditos retenedores!” Pero bueno, esto es solo un pensamiento personal sobre la juventud y las Reginas del mundo.