ÓYEME

Por Paloma Pardo

 

“Down in shadowland” Tom DiCillo. 2014.

Siendo una película sumamente visual, la conexión con lo auditivo es hondamente importante. Parece que lo cotidiano pidiera atención y nos gritara: “ponme atención”, “óyeme” o “mírame”. ¿Qué pasa cuando nos quedamos callados y solo observamos? Nuestra vida cambia, nuestra percepción también.

Tom DiCillo tardó 7 años en filmar este documental y lo hizo completamente solo. Sin retratarnos a un personaje en especial nos cuenta de toda una sociedad; vemos personas de todas las edades y de todas las razas “conviviendo” de una forma bastante desapegada. Unos hablan, otros van en silencio, cantan para si mismos o dan un show intentando ganar unos dólares. Es una mirada al vouyerista a la vida cotidiana que se vive en los metros de Nueva York.

La película está dividida por actos; comenzamos con la palabra “Descent” presentando el primero. En este entramos o mejor dicho, bajamos al metro, donde todo ocurre. Pero esa elección va más allá de eso, es muy poética. La palabra descender significa: Disminuir una cosa en cantidad o calidad. Habla perfecto de la vida que se lleva “abajo” que  tiene que ver con una cierta calidad de vida y seguramente quiere ser escuchada.

 

Me encantaría contarte de mi día y saber del tuyo.

Saber que estamos bien y te sigo interesando.

 

Sin miedo a ser vulnerable te escribo que te necesito,

Que te volviste el ser que más he amado en mi vida.

Sé que no te gusta que te digan tus errores pero óyeme.

Yo no quiero hacerte daño.

La verdad no hace daño.

 

Al comprendernos nos complementamos

Y con eso mejoramos.

 

 

Acá abajo puedes ver el tráiler: