NADIE

Más allá del reflejo del espejo,

en el límite de dos dimensiones,

fue ahí,

en esa línea silente y gris que pude sentir tus colores,

saborear tu olor

y sentir lo intangible.

 

Tuvimos el valor de desenmascararnos,

la sensibilidad de ceñir la vulnerabilidad y desnudarnos,

y en la oscuridad, iluminada por la luna,

amarnos.

 

Dejé un mapa de besos en tu espalda,

un hilo delgado unió tu boca a la mía

un camino tatuado en las caricias de tus hombros,

una guía hacia mí,

una ruta para encontrarme.

 

Nadie tiene mis ojos para ver lo que he encontrado en ti.

Nadie tiene tus ojos para ver lo que has abrazado en mí.