GATOS

Por Ziannia Gamiño

Recuerdo a mi mamá decir “¡No quiero gatos en mi casa!“ y muchos años después, contra todo pronóstico, decidimos adoptar dos. Y desde el día que llegaron, mi vida cambio para siempre.

Y es que resulta imposible no caer en sus encantos, y aunque para muchas personas los gatos sean animales no gratos, hay quienes morimos de ternura cuando escuchamos un ronroneo. Puede sonar exagerado, pero incluso científicamente se ha comprobado que el ronroneo de los gatos es capaz de tranquilizar el sistema nervioso, aliviar los síntomas de la depresión y relajar a personas con problemas de ansiedad.

Pero entre todas sus cualidades, los gatos son sabios maestros y una de las lecciones más importantes que aprendemos cuando vivimos con seres como ellos, es vivir en el presente. Sin duda no hay nada más satisfactorio para un gato que recostarse en el piso y tomar un poco de sol, pero ¿no deberíamos hacerlo todos? ¿por qué no de vez en cuando tomar un momento fuera de  nuestra rutina y experimentar un momento de paz con la naturaleza?

Además nos enseñan el verdadero significado del cariño, la lealtad y el amor genuino, ya que aunque son animales sumamente independientes, siempre disfrutaran de recostarse junto a ti, descansar pacíficamente y disfrutar de tu compañía.

Sin duda tenemos mucho que aprender de ellos y llevar a cabo en nuestra vida esos hábitos que caracterizan a tan singulares y maravillosos animales.