Reseña de Blade Runner

En 1982, una audiencia intrigada por el futuro pudo dejar volar su imaginación con la obra literaria Do Androids dream of electric sheep? de Phillip K. Dick y posteriormente con la dirección de Ridley Scott en la adaptación fílmica de la novela, llamada Blade Runner. En la que se muestra a la ciudad de Los Ángeles en un lejano 2019, con un aire vibrante, llena de espectaculares llamativos, vestuarios arriesgados y maquillajes coloridos, envuelta en la electrizante banda sonora a cargo del griego Vangelis.
Rick Deckard (Harrison Ford), un policía retirado es llamado nuevamente al deber cuando Tyrell Corporation creó una serie de robots llamados Nexus 6 o Replicantes, seres virtualmente iguales a los humanos pero con habilidades superiores a estos, como lo son la fuerza, análisis y agilidad, pero carentes de sentimientos, los cuales se vuelven una amenaza al reclamar independencia y buscar la razón de su existencia.
Con este filme Harrison Ford, quién ya había participado en La guerra de las galaxias e Indiana Jones, se consolida como ícono pop de la década de los ochentas, convirtiéndolo en uno de los actores más entrañables de la época.

 


Ficha técnica:


Nombre: Blade Runner  Lugar y año: EUA, 1982
Dirección: Ridley Scott Guión: Hampton Fancher, David Webb Peoples (basado en una novela de Phillip K. Dick) Producción: Michael Deeley

Fotografía: Jordan Conenweth

Música: Vangelis

Interpretación: Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young, Eduard James Olmos

Texto por Sofía Ibarra