Reseña sobre When the day had no name

La directora Teona Strugar Mitevska, originaria de Skopje, la capital de la República de Macedonia, nos invita a un recorrido vertiginoso, desolador y basado en un hecho real, con su película When the day had no name. La cual forma parte de la sección Nuestros Días del Festival de cine Contemporáneo Black Canvas.

La historia de la cinta relata la vida de 5 amigos adolescentes, cuyo plan de ir a pescar a un lago a las afueras de la ciudad, toma un giro inesperado. Cada uno de los jóvenes tiene una personalidad complicada y una actitud bastante ácida frente a la vida y a pesar de que a lo largo de la cinta se siente una constante tensión, la elegancia con la que es tratado el tema, vuelve bastante digerible el asunto, que ya por sí solo es muy complejo.

Ambientado en una ciudad en decadencia, cuyos personajes en su mayoría, forman parte de un sector de la población  que lucha por mantener al día sus necesidades básicas. El relato se va desplegando con mucho respeto a la verdad y dotado de una gran sensibilidad.

La República de Macedonia es un país, ex-miembro de la antigua Yugoslavia, por lo que las tensiones étnicas y religiosas están a la orden del día y eso se ve reflejado en el filme. Que de nueva cuenta, así como los otros filmes del festival, en realidad busca transmitir algo que se encuentra fuera de lo visible de la pantalla, un mensaje que está en la oscuridad.

Siguiente fecha de proyección de este filme:

http://blackcanvasfcc.com/cuando-el-dia-no-tuvo-nombre-when-the-day-had-no-name/

 

Texto por Mario Marentes