Dibujando la fantasía: Fátima Müggenburg

El jueves 23 de noviembre de 2017, tuve la oportunidad de entrevistar a Fátima Müggenburg, dibujante sonorense y artista emergente. La oficina de Difusión Cultural de la Universidad de la Comunicación, fue el lugar donde tuve la siguiente charla con la también alumna de la carrera de Comunicación Visual, quien a pesar de su corta edad, ya cuenta con una mirada dotada de misticismo.

Mario: ¿Cuándo y por qué empezaste a dibujar?
Fátima: Está un poco rara la pregunta, porque siempre he dibujado, desde chiquita, pero así de practicar todos los días yo creo que como en tercero de secundaria, que sería como 14 o 15 años.
Empecé a dibujar porque no tenía nada que hacer, ni con quien hablar y entonces pensé que era buena idea empezar a dibujar. Entonces me ponía a dibujar todos los días, o en las clases en donde me aburría porque de plano no hacíamos nada o cuando terminaba el trabajo, dibujaba. Nada más como un escape. Creo que ahora dibujo menos que antes y lo estoy retomando, gracias a la escuela, porque tuve un tiempo así seco, ya con la escuela volví a dibujar de nuevo, pero ya dejé un poco lo personal y me enfoqué más a los trabajos de la escuela.

M: ¿Qué temas te interesan cuando dibujas lo personal? ¿Qué temas te gusta evocar?
F: Dibujo mucha fantasía, un poco soledad, pero no de la clase que es triste. Dibujo mucho niñas y luego la gente me dice: “Eres tú”, pero les digo: No, no soy yo, son expresiones de mi. También me gusta mucho dibujar animales, o el bosque. No sé la razón no lo he analizado tanto, también el amor pero no como atasque de amor, más bien como sentimientos lindos y cosas así.

M: ¿Qué influencias tienes? Tus artistas favoritos ¿a quién admiras?
F: De principio Gaby Fuentes, que es una ilustradora de Guadalajara, empecé a ver mucho su Instagram y me di cuenta que era parecido a lo que yo hacía, entonces como que me gustaba mucho la forma en la que dibujaba. Entonces empecé a querer a dibujar así, pero me volví a alejar porque encontré más mi estilo.
También me gusta mucho la ilustración de Grimes, una cantante que ilustra todas las portadas de sus álbumes. También uno que se llama Nymka Lkh, que es japonés, dibuja niños o personajes como de fantasía, pero todos tienen rojo debajo de los ojos, se supone que debería de dar miedo, pero da ternura y eso es muy extraño.

También hay uno que se llama Mark Ryden con su libro Pinxit, dibuja muñequitas raras, hay unas que tienen cuerpo de elefante y cara de niña. Luego hay árboles que se comen a niñas, son como historias de terror pero tiernas. Entonces está padre, porque mezclas lo lindo y lo raro. Me gusta eso, no como en el sentido freaky, si no de contrastar los dos y que se vea padre.

M: Como encontrar un punto medio.
F: Si, exacto

M: Tengo entendido que también te gusta escribir ¿De qué manera la literatura ha influenciado a tu arte, tanto en el escrito como en el gráfico?
F: Ahora que me acuerdo, un libro que me influenció mucho tanto en lo gráfico como en la escritura fueron Las Crónicas de Narnia de C.S Lewis, porque todos los libros están ilustrados y son ilustraciones sencillas, en blanco y negro.
No son nada elaborados y son trazos fáciles y lindos. Me gustaba más antes, porque creo que me empezó a hartar, de tanto que leí su primer libro, el del Sobrino del Mago, que es el libro que más he leído. Y me gusta porque C.S Lewis, mezcla fantasía y religión ya que yo crecí en una familia católica. Yo no estoy tan apegada a la religión, pero me gustaba eso, que hacía que la religión que toda mi vida me pareció aburrida, porque estuve en una escuela católica, la representaba en algo que me llamaba la atención. Porque todos los libros de Las Crónicas de Narnia, hablan sobre la Biblia, no sé si te habrás dado cuenta.

M: Honestamente, aún no los he leído.
F: Ah bueno, pero hablan sobre la Biblia, por ejemplo Aslan, representa a Dios, que resucita. Pero creo que no soy tan buena para hablar de autores.

M: ¿Quieres intentar?
F: Me acuerdo de Art Spigielman, que escribió una de mis historias favoritas, se llama Maus, es un cómic muy largo, como de 280 páginas y es del holocausto. Lo representa con animales; los ratones son los judíos, los gatos son los alemanes, los perros son los americanos y los cerdos son los polacos. Y entonces él escribe la historia. Le pide a su papá que le cuente sobre el holocausto, entonces escribe sobre la entrevista y dentro de la misma escribe la historia del holocausto y todo está ilustrado, con poco texto, pero está muy completa. Todo en blanco y negro.

M: Vienes de un Estado del norte, que se caracterizó en algún momento por sus ideas revolucionarias, pero en otro ámbito, ¿de qué manera te ha influido en tu arte la cultura de Sonora?
F: Creo que de ninguna, no conozco bien la historia de mi estado. La única manera en la que Sonora ha influenciado lo que hago, es en que todo lo que había ahí me aburría, entonces yo quería buscar algo interesante. Por lo general era vista como rara, aunque yo me considero bastante normal, no entiendo porque me veían así, yo creo porque son muy cerrados. Entonces era más difícil encontrar cosas que me interesarán. Lo desconocido me llamaba la atención, entonces escarbaba más y más, fuera de donde estaba. Yo creo que ahora tengo que regresar y ver que dejé ahí dentro, que dejé allá atrás.

M: En tus palabras ¿Para ti que sería el arte?
F: Mi humilde opinión sería más como la expresión que alguien puede tener. Creo que no tiene que ser bonito aunque, tiendo a juzgar mucho, realmente cuando algo me parece feo, lo digo y realmente no creo que esté mal decirlo.
Pero no diría porque está feo no es arte, es la expresión de alguien más y cuando algo es bonito y notas que el artista no estaba tratando de expresarse y solo trataba de ser perfecto, ahí si yo sentiría que para mi no es arte. Ya sólo sería una técnica y una aspiración a la perfección, me gusta pensar eso. Porque luego yo aspiro a la perfección y sé que no puedo, por eso me gusta lo sencillo, porque es más fácil expresarte sin obligarte a tantas reglas. Sé que tienes aprender las reglas, porque para romper las reglas, las tienes que aprender. Pero me gusta quedarme en el expresar lo más que pueda en el dibujo.
Y es mi objetivo, ya que siempre que dibujo algo que no es tan perfecto pero que busca expresarme, resulta en algo que me deja muy satisfecha.

M: Ya para terminar ¿Cuaáles son tus objetivos con tu arte?
F: Ha cambiado mucho, porque al principio, pensaba usar mi ilustración para que fuera usada en una marca y con mis ilustraciones voy a envolver cosas. Hacer que las cosas sean bonitas, pero llegó un punto en el que ya no quise eso, el llenar cosas con mis imágenes como libretas o camisetas, ya no no quiero aportar para que la gente almacene muchas cosas. Soy mucho de desprenderme de eso.
Me gustaría ilustrar más libros, revistas, portadas. No me metería en lo digital, ya que creo que tengo desarrollar mis habilidades con esas herramientas.

M: ¿Cómics te gustaría?
F: No he hecho muchos cómics, aunque sé que hay gente muy talentosa y ya tiene su cómic a mi edad. Quizá ilustrar uno de mis cuentos con ilustraciones, no lo había pensado (Ríe)

M: Gracias por tu tiempo, te deseo mucho éxito con tu carrera.
F: ¡Gracias!

Si quiere conocer más del trabajo de Fátima, te dejamos el link de su cuenta de Instagram

https://www.instagram.com/fatimaamuggen/?hl=es-la

                                                        (Fátima Müggenburg)

Imágenes tomadas de la cuenta de Instagram de Fátima Müggenburg

Entrevista por Mario Marentes