Detrás de Sed

El martes 14 de noviembre de 2017 con motivo del Festival de cine contemporáneo Black Canvas, tuve la oportunidad de entrevistar a Aldo Gutiérrez con quien además he tenido el gusto de ser compañero de clase en algún momento de nuestra preparación académica. Su atención estaba centrada en la charla que tuvimos pero el también fotógrafo, consiguiendo el tercer lugar en un concurso organizado por la O.N.U en esta disciplina, no pudo evitar estar observando las distintas escenas que se presentaron en el Huerto de la Universidad de la Comunicación. Siempre carismático y ocurrente, Aldo respondió a mis preguntas amablemente, con respecto de su corto Sed.

 

Mario: ¿Qué retos enfrentaste en la producción del corto?

Aldo: La estructuración del guion, la elección del casting y las locaciones, hablando de este punto en particular fue la logística de movernos hasta el cráter que está en Guanajuato. Hice todo lo que me dijeron que no hiciera y lo que se supone que no tenía que hacer en una producción, que es trabajar con animales, niños y lejos de la ciudad.

Y yo pues, decidí hacer lo contrario.

 

M: Ya veo.

A: Me representó un reto, no una dificultad, diría un reto.

 

M: Háblanos brevemente de tu corto ¿De qué trata? ¿Qué trata de explorar?

A: El corto trata de explorar las emociones y trata de construir una atmósfera que te transporte a un espacio surrealista. La intención es que el espectador se sumerja en una realidad muy distinta a lo que está acostumbrado en su vida cotidiana y en el cine como tal.

 

M: ¿Qué temas te interesan?

A: En general a mi me interesa filmar lo que tenga que ver con la experiencia del ser humano, yo considero que no todo en la vida es blanco o negro, hay un montón de matices y no todo es tan bueno o tan malo como podemos llegar a pensar.

De pronto no me interesan los finales felices o las situaciones que se resuelven de una manera sencilla. Soy complicado, por lo que los argumentos que trato de ver y transmitir son sensaciones duras.

 

M: Tengo el gusto de conocerte de hace años y recuerdo que tu vienes de Guanajuato ¿qué te impulsó a dejar tu ciudad natal y venir a la CDMX a estudiar cine?

A: Me impulsó que busqué en la Casa de Cultura de allá, una forma de expresarme y si existe la fotografía, el teatro. Exploré en un periódico, trabajando como reportero gráfico en la sección policiaca, paradójicamente, buscando una forma de expresarme me metí a la boca del lobo. Y más como está la situación ahorita de la violencia. Exploré en Celaya y se agotaron las posibilidades de alguna forma, porque pues el que busca encuentra incluso si eres autodidacta, pero puedes alcanzar cierto aprendizaje.

Creo que el DF es un lugar en donde puedes llevar a cabo lo que se te antoje, no solo el cine, en todo el sentido de la gama de las artes y de las expresiones, justo lo interesante de la ciudad es que hay muchas voces y muchas miradas. Hay gente muy interesante, he conocido personas increíbles, con muchos de ellos he compartido producciones, rodajes y eso me parece maravilloso. Y de otra forma en donde vivía no existía esta complejidad en las relaciones que se da en este mundo del zoológico de la CDMX.

 

M: ¿Para ti qué es cine?

A: Cine es la vida, es una expresión hermosa y maravillosa, es una forma de compartir, de recibir también. Es una forma de platicar con la gente que se da el gusto de escucharte. El cine es tantas cosas, es algo muy bueno.

 

M: ¿Qué tipo de historias se quedan contigo? ¿Qué tipo de películas te acompañan el resto de tu vida?

A: Esas historias que se te meten en la memoria, que de pronto recuerdas incluso inconscientemente en algún momento. Estas películas que exploran la naturaleza del humano y sus sentimientos. Sus lugares oscuros, creo que los filmes que exploran la decadencia y lo absurdo que es la existencia, son los que se quedan conmigo y que busco contar en algún momento.

 

Aldo Gutiérrez

Entrevista por Mario Marentes

Fotografía por Jessica Osorio