Vivir

 

Una simple palabra que encierra en su interior un misterio, que hasta la fecha nadie ha sabido explicar en su totalidad. Ni siquiera los más sublimes argumentos de los más renombrados filósofos o las teorías más asombrosas sustentadas con una sólida evidencia expuestas por las mentes más brillantes que ha tenido la ciencia, han podido explicar con exactitud lo que en realidad significa vivir.

Y es en este aparente vacío de significado, en donde el arte nos ofrece la posibilidad de encontrar por nosotros mismos el camino que nos otorgue la pasión necesaria para aprovechar esta experiencia, que de manera paralela a su enigmática naturaleza, otorga todo un abanico multicolor de experiencias gratificantes y emotivas.

Por eso en esta ocasión deseo hablar de la película Ikiru (Vivir) del cineasta japonés Akira Kurosawa. Quien se preparó en sus inicios como pintor e incursionó en el arte fílmico en tiempos en los que su país se encontraba en crisis debido a la Segunda Guerra Mundial.

Aquella tenacidad que tuvo que poner en práctica para poder sacar adelante sus proyectos en el cine, se ve reflejada en la emotiva historia de Ikiru. En donde se cuenta la historia del burócrata Kanji Watanabe, quien ha dedicado toda su vida a trabajar mecánicamente, un día tras otro, sin un aparente deseo de tomar conciencia de su entorno.

En algún punto de ese tránsito de vida monótona, su salud se ve seriamente afectada por lo que decide acudir al médico. Quien termina por darle noticias trascendentales, sentenciando la existencia del protagonista a un final prematuro. Con una nueva perspectiva de vida, el ahora desahuciado Kanji, decide utilizar todos sus ahorros monetarios y sus energías restantes, en aprender el gozo de vivir.

El resultado es extraordinario, la película se convierte en el tipo de historia que logra conmover las fibras más sensibles, para poder quedarse en la memoria por un largo tiempo. No lo sé de cierto, pero supongo que quizá la historia por sí sola no brindará el significado de la vida. A pesar de ello si permite iniciar un cuestionamiento de la rutina diaria e invita a iniciar una búsqueda por aquel pulso primordial que es la pasión por vivir.

 

 

 

Ficha Técnica

 

Director: Akira Kurosawa.

 

Escritor: Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto y Hideo Oguni.

 

Esteralizada por: Takashi Shimura, Haruo Tanaka y Bokuzen Hidari.

 

 

 

Texto por Mario Marentes

Fotografía por Jessica Sauza