Reconocer

Recuerdo aquel día de mayo que estuvimos juntos por última vez. Era un día soleado y la gente caminaba de prisa para cubrirse del sol mientras tú y yo, a la sombra de aquel viejo árbol, disfrutábamos el momento, reíamos de cualquier cosa, charlábamos de aspectos que parecían importantes y que ahora tal vez no lo sean, sonreíamos y tomados de la mano nos dejamos llevar.

Conforme pasaba aquel día nos mirábamos el uno al otro como si no pudiéramos creer que estuviéramos juntos, pensando en la idea de una relación que en sus inicios parecía casi imposible y que sin embargo, ahí estábamos, como en un sueño, que lamentablemente sabíamos estaba llegando a su fin. Ese día regresamos a casa pero nuestro beso de despedida no parecía un "te veo mañana" sino más bien un "adiós" y así fue. La razón que nos puso un punto final aún sigo sin poder mencionarla.

Te lloré y lamenté tanto que lo nuestro se fuera acabando poco a poco y no pudiera hacer más al respecto pero ahora, después de tantos años de aquella despedida, reconozco que has sido un factor clave en mi vida para lo que soy ahora, reconozco que contigo viví increíbles momentos, que nunca serán los mismos con alguien más, pero que aprenderé a disfrutar.

Reconozco que aprendí a controlarme en aspectos que quizás contigo fallé pero me hicieron crecer, acepto mis errores y aciertos pero lo más importante es, que reconozco que mi vida apenas vivió un pequeño tramo de lo mucho que aún falta por experimentar, quizás ya no sea contigo, pero sí con alguien más.

Texto por Verónica Jabne