¿A cuántos likes se encuentra tu felicidad?

Recomendación: obra de teatro “Privacidad”

Una semana consta de siete días, un día de veinticuatro horas y una hora de sesenta minutos, por lo tanto, una semana tiene 10,080 minutos. “¿Y eso qué?”, me dirás. Pues, sólo para calcular la cantidad de tiempo que nos atrapamos dentro de la red, -y no de cualquier araña-, … ¿Estás listo? Al menos, cinco horas por día -si nos va bien- son treinta y cinco horas a la semana, lo que generan 150 horas al mes, con un total de 1,825 horas al año, o sea, 76 días anuales; impactante, ¿no?, pues, ocupamos el internet el mismo tiempo de vida que tienen tres moscas; como dije, eso sí nos va bien, porque tal vez tú, lector, eres de las personas que tiene el celular en la mano las 24 horas del día, y, aun así, deja en visto a la mitad de sus contactos. 

En fin, actualmente todo es rápido, cambiante, inconsistente y donde no hay permanencia…sólo temporalidad. Cabe preguntarnos: ¿Realmente generamos relaciones duraderas?, o ¿sólo le hablamos al señor de la taquilla para comprar los boletos del metro?

Pero, ¿a qué voy con esto? Nuestros días se han convertido en escenas, a las cuales amamos darle replay; ¿Qué tanto la monotonía nos ha absorbido? Pongámonos a pensar, ¿con cuántas personas hablamos al día?, ¿hablamos sobre nosotros?, o mejor aún, ¿hablamos con nosotros mismos? Y mientras lo efímero caracteriza nuestra época, por otro lado, nos encontramos con las plataformas digitales, que nos seducen y nos acompañan a todas partes, desde el hogar, la escuela, el trabajo y, ¡Hasta en las dates! ¿O no me digan que no han usado Tinder?

El internet junto con los dispositivos móviles, realmente, son intrínsecos a nuestro siglo; en consecuencia, nuestras habilidades comunicativas sufren cambios constantemente: preferimos mandar mensajes que hablar; si no nos contestan con un emoji, pensamos que están enojados; quien no tiene Facebook, no existe; cada que visitas un lugar, es obligatoria tu selfie, o al menos, una fotografía panorámica; ¿A cuántos likes se encuentra tu felicidad? Sólo queda cuestionarnos: ¿A dónde nos dirigimos como sociedad?, y ¿a dónde me estoy dirigiendo como individuo?

No hace falta que meditemos a solas estas cuestiones, porque la obra de teatro Privacidad, nos brinda la oportunidad de recorrer, junto con nuestros teléfon… ¡perdón!, amigos: Android o iPhone, las vertientes de las redes sociales, páginas de internet y el rol que tienen éstas actualmente.

Obra escrita por James Graham y Josie Rourke, ésta fue puesta en escena por primera vez en 2014 en Londres con Joshua McGuire; dos años después se presentó en Nueva York, siendo protagonizada por Daniel Radcliffe, -sí, el de Harry Potter-. Ahora contamos con Privacidad, y su corta temporada, en México desde el pasado 5 de octubre.

Bajo la dirección de Francisco Franco, con Diego Luna y Luis Gerardo Méndez como protagonistas, quienes alternan las presentaciones como el personaje principal: un escritor frustrado, en crisis y bloqueo creativo; Privacidad se convierte en un viaje introspectivo entre lo real y lo virtual; con base en la historia de Edward Snowden, es una presentación dinámica con el público, con un diseño increíble entre la escenografía y el manejo de las luces, ésta se presentará hasta el 12 de noviembre con funciones de jueves a domingo en el Teatro de los Insurgentes, ubicado en Insurgentes Sur 1587, Col. San José Insurgentes.

Texto por Mónica Zamora

Para más información: http://carteleradeteatro.mx/2017/privacidad/

Imagen rescatada de la cuenta oficial en Twitter: @privacidadmex