Policías

Cancerberos de la justicia, veladores del orden en una ciudad donde en ocasiones el caos es la ley. La aguda vista con la que están dotados se mantiene al pendiente de cualquier irregularidad que amenace con alterar la tranquilidad de los ciudadanos que han jurado proteger. Su valentía y pasión palpita tras un chaleco que cubre su pulso vital contra las decenas de amenazas que enfrentan diariamente.

El elegante uniforme azul marino que portan se engalana con el resplandor metálico en forma de placa, ubicado cerca de su corazón. Mismo que se convierte en un rayo de esperanza para cualquier individuo que se encuentre al desamparo.

En una ciudad tan grande e imponente, los policías se vuelven pieza clave para mantener un delicado balance, que permite el continuar de la vida de millones de personas.

Los invitamos a la exposición fotográfica "Los mexicanos pintados por sí mismos" ubicada en la estación Hidalgo del Sistema Colectivo Metro, en donde se encontrará todo el mes de septiembre.

Texto: Mario Marentes

Fotografía: Jessica Osorio